Enésimo capítulo de los litigios entre estas dos grandes corporaciones es Samsung la que demanda a Apple. Recientemente sabíamos que Apple se veía obligada a disculparse ante Samsung cuando un juez dictaminaba que Samsung no había infringido ninguna pantente.

Ahora las tornas han cambiado para el gigante de Cupertino, ya que es Samsung ahora el que acusa a Apple de infringir algunas de sus patentes con su iPad mini. Ya había un litigio abierto sobre ¡más! patentes, pero la surcoreana lo ha agrandado añadiendo el nuevo dispositivo de Apple al mismo.

Tres grandes preguntas sobre las que se especula mucho:

  • ¿Hasta cuando estarán enfrascadas en litigios?
  • ¿Les es más rentable enfrascarse en demandas o innovar?
  • ¿Se beneficia la industria de estas patentes?

Las respuestas solo vendrán con el tiempo, pero por ahora podemos decir que hay demandas para aburrirse y es fácil perderse en las relaciones entre estas dos compañías.

Fuente